El Senador De León Pronuncia Comentarios sobre la Propuesta de la EPA para Revocar el Plan de Energías Limpias

Wednesday, February 28, 2018

SACRAMENTO - El Presidente del Senado de California, Kevin de León (D-Los Ángeles), autor de SB 350, hizo la siguiente declaración antes de la sesión de escucha que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) realizó esta mañana en San Francisco, sobre su propuesta derogación del Plan de Energías Limpias:

Saludos,

Gracias por dar a los californianos la oportunidad de expresar nuestra feroz oposición a la decisión miope y cínica de la Agencia de Protección Ambiental de Trump de derogar el Plan de Energías Limpias.

Esta decisión pone las ganancias a corto plazo de los ejecutivos del carbón por encima del interés del público ante una atmósfera limpia y la salud a largo plazo de nuestro planeta; No se trata de trabajos de la industria del carbón, se trata de ganancias relacionadas con carbón para los donantes políticos del Presidente.

También traiciona la obligación legal del gobierno federal de reducir la contaminación producida por el carbón, en un momento en que ya estamos viendo los impactos del cambio climático en todo el país.

2017 empató el récord de los desastres naturales de más de mil millones de dólares en un año -incluidos los incendios forestales sin precedentes que devastaron a California y los huracanes que devastaron a Texas y a Puerto Rico- y batió el récord anterior de costos totales estimados con daños acumulativos de más de $306 mil millones de dólares. Eso es casi $100 mil millones más que cualquier año anterior registrado. Y, por cierto, casi un millón de estadounidenses en Puerto Rico todavía no tienen electricidad, cinco meses después del huracán María.

Los estadounidenses ya están pagando el precio de nuestra inacción sobre el cambio climático- cientos de miles de millones de dólares por encima de las estimaciones más dramáticas de costos para el Plan de Energías Limpias. Por lo tanto, no crean por un segundo que el desmantelamiento del Plan de Energías Limpias se trata de empleos o nuestra economía. No lo es.

Es sólo favoritismo político- el Presidente y la mal llamada Agencia de Protección Ambiental están eligiendo perdedores a nuestra costa. Un número récord de estadounidenses, más del 70 por ciento, dice que prefieren las energías limpias por encima del petróleo, el gas o el carbón. Pero no es solo la opinión pública la que favorece las energías limpias. Los mercados también.

Las fuentes de energía limpias y renovables como la eólica y la solar están compitiendo con el carbón, la energía nuclear y hasta el gas natural en gran parte del país. Y a diferencia de los combustibles fósiles sucios, los precios de las energías limpias están cayendo rápidamente y se espera que sigan cayendo.

En los últimos siete años, la tendencia de los precios de la energía eólica a nivel nacional ha bajado un 66% y la energía solar ha bajado un 85%. California, la sexta economía más grande del mundo, está en camino de alcanzar el 50 por ciento de energías renovables para 2020.

Y a pesar de toda la retórica apocalíptica de los críticos, gastamos menos en energía que la gran mayoría de los estadounidenses.

De hecho, en promedio, los hogares de California gastan aproximadamente $1,000 menos por año en energía que los residentes de Oklahoma, el estado de origen del

Sr. Pruitt. Y gastamos menos de la mitad de lo que gasta un hogar promedio en Louisiana, Wyoming o Dakota del Norte, según las estadísticas federales.

Mientras tanto, hemos creado más de 500 mil puestos de trabajo de energías limpias con salarios altos, en cada rincón de nuestro estado - hay diez veces más trabajos de energías limpias en California que empleos de la industria del carbón en toda la nación.

Y, gracias en parte a nuestras sólidas leyes sobre el clima y una atmósfera menos contaminada, California domina las inversiones de capital de riesgo en energías limpias. Eso significan alrededor de $10 mil millones por año invertidos aquí en California, porque actuamos para revertir el cambio climático.

No podemos darnos el lujo de perder nuestro liderazgo mundial en energías limpias en beneficio de China. El futuro pertenecerá a aquellos que dominen primero estas tecnologías, y esos deberían ser los Estados Unidos de América.

En vez de apoyar las industrias moribundas que envenenan a nuestros niños y amenazan al planeta, deberíamos centrarnos en capacitar a los trabajadores del sector del carbón, y las energías limpias son un excelente lugar para comenzar.

Finalmente, la idea de que el carbón es de alguna manera crucial para la seguridad nacional es absurda. El ejército de Estados Unidos está liderando el camino hacia un futuro de energías limpias porque entienden que el cambio climático es una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos – el Departamento de Defensa de los  EE.UU. define al cambio climático como un "multiplicador de amenazas", porque intensifica la sequía, la hambruna, las enfermedades y los conflictos sociales – creando nuevas poblaciones de refugiados y desestabilizando regiones enteras en el mundo.

El mes pasado, el Pentágono publicó un análisis que muestra que la mitad de todas las instalaciones militares estadounidenses en todo el mundo son vulnerables a los impactos del cambio climático. Ya sea por el aumento del nivel del mar, las marejadas e inundaciones, o la sequía, los incendios forestales y el calor extremo, nuestras capacidades estratégicas están directamente amenazadas por los fenómenos meteorológicos extremos que se están convirtiendo rápidamente en la nueva normalidad.

No podemos darnos el lujo de ignorar estos riesgos por más tiempo.

Es hora de que el Presidente dé prioridad al futuro de Estados Unidos y se tome en serio la tarea de enfrentar el cambio climático.

Gracias.  

 

###